Riesgos de invertir en Bolsa

riesgos-de-invertir-en-bolsa

Invertir en bolsa puede conllevar una serie de riesgos que debemos tener en cuenta antes de comprar acciones.
¿A qué riesgos nos enfrentamos al invertir nuestro dinero? En el siguiente artículo analizaremos los principales factores de riesgo que pueden hacerte perder dinero cuando inviertes en bolsa, y que deberías tener presente antes de tomar una decisión de inversión.

Principales riesgos que nos podemos encontrar al invertir en bolsa

Riesgo de mercado

Este es el riesgo que corremos los inversores de sufrir variaciones en el precio de nuestros productos financieros, tales como acciones o bonos, está relacionado con el ambiente macroeconómico. Factores como las reformas fiscales, legislación y regulación, y cambios globales son algunos ejemplos.
En este riesgo entran en juego otros aspectos como la variabilidad y volatilidad a la que se enfrenta el mercado. Para intentar minimizar este riesgo de mercado, es muy importante diversificar tu cartera de inversión.

Riesgo de precio

Es muy posible que el valor de sus inversiones fluctúe de forma continua, el precio de una inversión se refleja a través de los diferentes factores que afectan a la oferta y la demanda. La oscilación en las acciones de las empresas u otros instrumentos financieros se ven todos los días en los mercados bursátiles.

Riesgo de liquidez

La liquidez es también otros de los riesgos a la hora de invertir en bolsa. Entendemos la liquidez como la facilidad que tiene un activo de convertirse en dinero

El problema se presenta al no encontrar compradores para ese valor determinado, lo que obligará a vender a por debajo del precio de mercado. Sin embargo, si contratas un producto que no te permite venderlo o cancelarlo hasta cumplido un plazo concreto, tendrá una liquidez baja.

Riesgo de crédito

El riesgo de crédito o de contrapartida tiene que ver con la capacidad de la otra parte de cumplir con sus obligaciones. Se elimina de las operaciones llevadas a cabo a través de un mercado organizado.

El riesgo de crédito supone una variación en los resultados financieros de un activo financiero o una cartera de inversión tras la quiebra o impago de una empresa.

Riesgo de divisa

Este riesgo aparece cuando inviertes en una moneda diferente a la tuya: surge del cambio en el precio de una moneda en relación con otra. Por ejemplo, si un inversor compra acciones en dólares, la depreciación (pérdida de valor) del dólar frente al euro incidiría de forma negativa en el precio.

La mejor manera de evitar el riesgo divisa es posicionarse únicamente en activos o compañías que operen con moneda local.

Riesgo de inflación

Se trata de uno de los riesgos más destacados entre los inversores. Este tipo de riesgo hace referencia a la incertidumbre que la existencia de la inflación provoca sobre la tasa de rendimiento real de una inversión.

Para calcular este riesgo es importante calcular la tasa de rentabilidad real de la inversión. La tasa de rentabilidad real mide el rendimiento real de una inversión, tomando en cuenta lo que rinde nominalmente un activo y descontando la pérdida de poder adquisitivo provocado por la inflación.

Ese rendimiento de inversión puede, de esta manera, ser negativo o positivo, implicando una ganancia o pérdida de la misma. Igualmente, es importante diferenciar entre la rentabilidad real y la nominal de una inversión.

Riesgo de interés

Esto afecta a la sensibilidad que puedan tener tus inversiones a los posibles cambios sufridos por las tasas de interés. Los cambios en el tipo de interés pueden afectar directamente el valor de los bonos.

Un descenso de los tipos de interés por debajo de la rentabilidad del bono, provocará que los bonos se aprecien, pues ofrecerán un interés superior al del mercado. Si por el contrario, el tipo de interés aumenta por encima del interés que ofrece el bono, el valor del bono caerá.

Riesgo legislativo

Entre los riesgos de invertir más habituales está el riesgo legislativo, este tipo de riesgo no depende directamente del mercado, sino que depende de la autoridad de cada país.

Para evitar este tipo de riesgo, lo recomendable es invertir en empresas que operen en países estables y bajo legislaciones que ya estén en vigor y no pendientes de ser promulgadas.

Riesgo no sistémicos

Este tipo de riesgo es particular de cada empresa, es decir, un riesgo condicionado por una serie de factores propios y únicos en cada compañía. Por ejemplo, la imposición de un arancel en el país de destino sería un riesgo no sistémico para una empresa exportadora.

Este riesgo es diversificable, porque existe la posibilidad de reducirlo o controlarlo a través de una diversificación adecuada.

“A más cultura financiera, el riesgo disminuye y su potencial de rendimiento aumenta.”

¿Cómo reducir el riesgo en las inversiones?

Como inversores es necesario que tomemos consciencia de que toda inversión lleva aparejado un riesgo. A continuación daré algunas de las claves para minimizarlo.

1. Diversificar, la regla de oro de las inversiones

Algo primordial que nunca puede faltar en toda estrategia de control de riesgos es la diversificación. Invertir en diferentes tipos de activos es una muy buena estrategia. 

Existe un principio muy popular que nos dice no pongas todos los huevos en la misma cesta, y es exactamente lo que ocurre con nuestras inversiones.

2. Define tu perfil inversor

Cada persona tiene una tolerancia y capacidad real distinta a la hora de asumir riesgos financieros. Para ello, es fundamental tener en cuenta que cada inversor es diferente, lo aclaran sus distintas necesidades y objetivos.

Las características que definen el perfil de un inversor son las siguientes:

  1. Rendimiento esperado
  2. Riesgo aceptado
  3. Horizonte temporal 
  4. Situación financiera

¿Qué perfiles de inversor básicos existen?

1. Perfil conservador

2. Perfil moderado

3. Perfil agresivo

3. Aumenta tu horizonte temporal

Otra alternativa para disminuir el riesgo a la hora de invertir y cubrirnos a de las grandes caídas de la renta variable es aumentar nuestro horizonte temporal.

Generalmente en el corto plazo, la posibilidad de obtener pérdidas al invertir en renta variable es alta, pero a medida que aumenta nuestro horizonte temporal este riesgo disminuye.

Nunca inviertas en un producto que desconoces o cuyos detalles no comprendes por completo”

Conclusión

Invertir no es una actividad exenta de riesgo, ahora que hemos visto algunos de los riesgos de invertir en bolsa, “te recomiendo” que antes de tomar una decisión de inversión los identifiques, también es necesario invertir tiempo en investigar cómo funciona el mercado y sus variables. Como dijo el inversor financiero más famoso del mundo Buffett: “El mayor riesgo proviene de no saber lo que se está haciendo".

Te puede interesar

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Política de cookies