Renta fija

Renta-fija

Para todos aquellos inversores más conservadores, los productos en renta fija siempre ha sido una de las opciones más atractivas ya, que se trata de una de las alternativas más utilizadas para diversificar una cartera de inversión, tanto por particulares como por grandes fondos.

¿Qué es entonces la renta fija?

La renta fija es un activo financiero emitido por entidades públicas (deuda pública: Estado, Comunidades Autónomas, etc.) y también privadas (empresas, entidades financieras, etc.) en la que el emisor está obligado a realizar pagos en una cantidad y período de tiempo ya previamente establecidos.

Es decir, en la renta fija, el emisor garantiza la devolución del capital invertido con una cierta rentabilidad. Cuando se adquiere productos de inversión en renta fija, conocemos la rentabilidad y los intereses que vamos a recibir desde el primer momento en que compramos dicho producto. Sin embargo, su tamaño no siempre es constante, ya que puede estar determinado por la dinámica de un índice de referencia concreto.

Reducir el riesgo, optar por una mayor rentabilidad en el tiempo o crear una cartera con mejores correlaciones son algunas de las ventajas de la diversificación de la renta fija

Tipos de renta fija

Según emisor y fecha de vencimiento

Letras del Tesoro

Son un tipo de deuda a corto plazo emitido por el Estado para obtener financiación. Su vencimiento suele oscilar entre los tres y dieciocho meses. El inversor en letras del tesoro obtiene las ganancias de intereses fijos durante la duración del mismo hasta su vencimiento. Son un producto que goza de plena liquidez y garantía para el inversor, pudiendo el mismo desprenderse de ellas en cualquier momento antes del vencimiento.

Se negocian en el mercado monetario.

Bonos y Obligaciones Públicas

Son el principal instrumento de renta fija emitido por el Estado a medio plazo. Tienen un plazo de vencimiento de tres a cinco años. A lo largo de su vida, estos activos ofrecen un tipo de interés fijo que es abonado mediante cupones anuales. En la deuda pública se suele identificar con términos Bonos a todos los activos de deuda sin distinción en cuanto al plazo de vencimiento.

Son un activo que cuenta con un nivel de riesgo sustancialmente menor que otros productos procedentes del ámbito privado.

Tienen las siguientes características:

  • Son un producto con un interés periódico, en forma de cupón, a diferencia de las Letras del Tesoro, que cobran los intereses por anticipado.
  • Su valor nominal es de 1.000 euros.
  • El valor de amortización será de 3 a 5 años, para los Bonos del Estado y 10, 15, 30 años para las Obligaciones del Estado.
  • Los intereses se cobran anualmente.
  • Se pueden adquirir tanto en el mercado primario (emisión) como en el mercado secundario.

Pagarés de empresas

Es un producto financiero que ofrecen una alta rentabilidad, a cambio de un riesgo mayor. Dicha rentabilidad se obtiene por la diferencia entre el precio de compra y el valor nominal del pagaré que se recibe en la fecha de vencimiento.

Se trata de un instrumento financiero a corto plazo. Los plazos son, uno, tres, seis, doce y dieciocho meses. Se caracterizan por no poseer ningún tipo de garantía, salvo de la propia empresa.

Obligaciones subordinadas

Las obligaciones subordinadas son un producto híbrido entre acciones y deuda, tiene una fecha de emisión y de cierre que cotiza en el mercado secundario oficial. Una manera que tienen las empresas de captar fondos, en especial, de entidades de crédito.

Son un producto financiero diseñado para el largo plazo, cuya fecha de vencimiento, prefijada de antemano, es de varios años.

Obligaciones convertibles

Activos de renta fija con vencimiento a largo plazo, que dan la opción de cambiar dichas obligaciones en acciones de una empresa, en un periodo y condiciones determinadas. Una obligación puede convertirse en una acción o en otra clase de obligación.

Resumen plazos de renta fija:

  • Corto plazo - menos de 1 año.
  • Medio plazo - entre los 3 y 7 años.
  • Largo plazo - más de 7 años.

Según el rendimiento que ofrecen

Productos de rendimiento explícito

Son aquellos todos aquellos productos que pagan de forma periódica en forma de intereses, es decir, cupones. Se trata de cupones que normalmente son semestrales y anuales.

Productos de rendimiento implícito o cupón cero

En estos productos la rentabilidad se establece en función de la diferencia entre el precio que se paga y el precio del momento de la amortización. En este caso, el pago es único en concepto de intereses en el momento de la liquidación.

Riesgos de la renta fija

Uno de los errores más comunes en el mundo inversor, es la creencia que la renta fija está exenta de riesgo. No debemos olvidar que cualquier producto de inversión tiene implícito un riesgo en mayor o menor grado. En lo referente al apartado de la renta fija, estos riesgos son tres:

Riesgo del emisor

Esta posibilidad de riesgo se da cuando el emisor de los títulos en renta fija no devuelve el dinero a los inversores tal y como este establecido en las condiciones contractuales de cada emisión. También es conocido por riesgo de crédito o de insolvencia.

Para evaluar este riesgo, existen diversas agencias de calificación que asignan una "puntuación" a las empresas o administraciones públicas que desean financiarse emitiendo deuda por esta vía.

Riesgo de variaciones en los tipos de interés

Se da por posibles variaciones en el precio de un valor de renta fija como consecuencia de la devolución de los tipos de interés. Esto se produce cuando el precio de venta del bono es inferior al de compra, haciendo que el inversor pierda capital. Este riesgo aumenta cuando mayor sea el plazo de vencimiento.

Riesgo de liquidez

Este tipo de riesgo se da cuando los títulos adquiridos tienen poca frecuencia de cotización en los mercados secundarios y a la hora de su venta puede ocurrir que pierdan valor.

El riesgo de liquidez mide lo fácil o difícil que resultará al inversor encontrar compradores de sus productos de la renta fija en los mercados secundarios.

Resumiendo, a la hora de optar por la renta fija debemos tener en cuenta los siguientes putos:

  • ¿Cuáles son los tipos de interés y su frecuencia?
  • ¿Cuál es el precio de emisión y de reembolso?
  • La fecha de vencimiento y las condiciones de reembolso anticipado.
  • Si cotiza en bolsa y, en caso afirmativo, en qué mercado.

Funciones de la renta fija en una cartera de inversión

funciones- la-renta-fija

Incluir la renta fija en una cartera de inversión tiene las siguientes ventajas.

Diversificación

Es una de las principales razones por la que los inversores introducen la renta fija en cartera. Apostar por la renta fija es sinónimo de, reducción de riesgo, mayor rentabilidad a largo plazo y disponer de una cartera con mejor correlación.

Protección frente a períodos de desaceleración económica o deflación

Esta situación es provocada por una bajada generalizada de los bienes y servicios, lo cual hace que muchos inversores opten por la renta fija como medida para proteger el capital invertido.

Obtener ingresos

La mayoría de los bonos ofrecen una renta fija a los inversores en forma de intereses. También es posible obtener ingresos especulando con el precio de los bonos en el mercado.

Resumiendo, cualquier cartera diversificada debe apostar por incluir una parte en renta fija.

Conclusión

La renta fija es un producto importante dentro de los mercados financieros, a pesar de que muchos inversores creen que no tiene riesgo, en realidad, soporta dos, el de impago y el de la fluctuación de los tipos de interés. Si tu objetivo es proteger, diversificar y sacar una cierta rentabilidad al capital invertido, invertir en renta fija puede ser una buena opción.

Te puede interesar

Subir