Plan de pensiones

plan-de-pensiones

Los planes de pensiones son quizás el producto de ahorro a largo plazo con peor fama que tenemos en la actualidad. Hasta hace poco la oferta que existía era proporcionada por los bancos que cobraban grandes comisiones y ofrecían muy poca rentabilidad.

Para saber si te conviene un plan de pensiones debes tener en cuenta estos 5 puntos:

Desgravación fiscal.

Diversificación fiscal como protección.

Tener un plan de rescate.

Un plan de pensiones rentable.

Maximizando las aportaciones.

La función de estos productos se basa en aportaciones periódicas o puntuales realizadas por el partícipe que son invertidas por los gestores del plan.  De esta forma, a la hora de rescatar el plan de pensiones, el titular obtiene tanto el dinero depositado a lo largo de los años como la rentabilidad que haya podido generar.

¿Qué es un plan de pensiones?

Como hemos mencionado antes, se trata de un plan de ahorro a largo plazo. Se trata de una de las definiciones más genéricas sobre el plan de pensiones. Estos productos te ayudarán a ahorrar dinero para una futura jubilación. También poseen un tratamiento fiscal favorable en comparación con otros productos de ahorro.

“Los productos complementarios de jubilación, al menos, deben superar a la inflación”

Rescate plan de pensiones

Si ha contratado un plan de pensiones, una de las preguntas que seguramente se hace es si podrá liquidar su dinero antes de tiempo. En primer lugar, cabe destacar que no se trata de un producto financiero líquido, por lo que no podrás retirar tu dinero en ningún momento.

Un plan de pensiones, como su nombre indica, está diseñado para retirar fondos cuando se jubila. Por lo tanto, la retirada anticipada de un plan de pensiones solo es posible en determinadas circunstancias especiales.

Incapacidad laboral

La ley establece que puede rescatar su plan de pensiones si está total o permanentemente incapacitado para trabajar en su ocupación actual. O si está incapacitado o gravemente incapacitado y no puede realizar ninguna tarea laboral. En ambos casos, debe obtener una resolución administrativa y judicial que reconozca su condición.

Enfermedad grave

Si padece una enfermedad grave, también puede contratar un plan de pensiones. Esto le permite recibir tanto ahorros como intereses. En este caso, debe presentar un certificado médico, expedido por un organismo de la seguridad social o una autoridad designada, de que padece una enfermedad física o mental que le impedirá participar en actividades profesionales durante al menos tres meses. Esto incluye las enfermedades que requieren cirugía y las lesiones que limitan su capacidad de trabajo de cualquier manera.

Fallecimiento

Si contrata un plan de pensiones y fallece, el producto pasa a su cónyuge o a sus herederos. Son ellos los que deciden si quieren volver a comprarlo o quedarse con él. Si eligen la primera opción, deben seguir heredando.

Desempleado

Si se queda sin trabajo, también puede optar por un plan de jubilación anticipada. Para ello, debe demostrar que su situación no es voluntaria. Además, debe estar inscrito en el SEPE como demandante de empleo y no estar recibiendo ninguna prestación. En este caso, debe demostrar que está en paro.

ERE

Puede recibir las prestaciones de jubilación en las mismas condiciones que los desempleados. La Administración de la Seguridad Social no hace ninguna distinción en cuanto a la disponibilidad de fondos según el tipo de pensión de que se trate.

Periodo

A partir de 2025, podrá cobrar su plan de jubilación si han pasado 10 años desde su primera aportación. Se trata de un cambio normativo aprobado en 2015, que permite acceder a tu dinero en forma líquida al cabo de 10 años, por lo que puedes recuperar todo el dinero que has aportado hasta ahora.

Por ejemplo, si se afilia al plan de pensiones en 2015 y contribuye con 3.000 euros al año, tendrá 30.000 euros de ahorro en 2025. Entonces, en 2025 podrá recibir los primeros 3.000 euros, en 2026 otros 3.000 euros y así sucesivamente.

Tipos de planes de pensiones

Existen tres tipos de planes de pensiones que se diferencian por la forma de reclamarlos: individuales, cooperativos o profesionales.

Planes de pensiones individuales. Un plan individual es un plan en el que un individuo toma la iniciativa de asegurarse en una entidad financiera.

Planes de jubilación afiliados. Los planes afiliados suelen estar suscritos por grupos de personas, como sindicatos u otras asociaciones, y por tanto tienen un vínculo directo con el grupo.

Plan de pensiones profesional: este tipo de plan de pensiones lo organiza una empresa para sus empleados.

En los tres casos, el objetivo de un plan de pensiones privado es acumular fondos para el futuro. La acumulación final del capital dependerá de las aportaciones realizadas y de cómo se gestione el régimen a lo largo de los años.

Ventajas de un plan de pensiones

En los últimos años, los planes de pensiones se han convertido en uno de los productos financieros más populares entre los particulares. Y tiene una serie de beneficios interesantes que le permitirán disfrutar de una vejez financiera y económicamente cómoda.

Ventajas fiscales: a corto plazo, la ventaja más interesante de un plan de pensiones es que puede deducir de su impuesto sobre la renta la cantidad que aporta a su plan de pensiones, hasta 8.000 euros.

Ahorro: puede realizar pagos regulares y pagos a tanto alzado al régimen de pensiones. Es una forma fantástica de fomentar el ahorro.

Eficiencia: los planes de pensiones tienen una estructura muy similar a la de los fondos de inversión. A medida que se realizan las aportaciones, el dinero se transfiere a diferentes activos, como bonos o acciones. Tú decides qué perfil quieres utilizar: el más arriesgado o el más conservador. Entonces, aunque elijas inversiones menos arriesgadas, la rentabilidad será mucho mayor que en cualquier cuenta de ahorro.

Desventajas de los planes de pensiones

Problemas de liquidez: los inversores solo pueden recuperar su dinero en determinadas circunstancias (jubilación, fallecimiento, invalidez o dependencia, enfermedad grave, desempleo, etc.).

Devoluciones limitadas: En comparación con otros productos (como los fondos de inversión), son caros, tienen una baja tasa de rendimiento y dejan margen para una gestión optimista.

Los impuestos: Este es un área que debe ser evaluada cuidadosamente. En el momento del rescate, tendrá que pagar impuestos no solo sobre los beneficios acumulados, como en los fondos de inversión, sino también sobre todas las aportaciones.

Riesgos asociados a los planes de pensiones

Riesgos-asociados-a-los-planes-de-pensiones

Existen diferentes tipos de planes de pensiones en función de los riesgos asumidos por los individuos o grupos. Los riesgos que asume el usuario dependen directamente del tiempo que le queda hasta la jubilación.

Hay tres perfiles de riesgo fácilmente identificables: conservador, moderado y más comprometido.

Los inversores conservadores evitan el riesgo porque están cerca de la jubilación y su principal objetivo es preservar el capital acumulado a lo largo de los años. El producto "conservador" tiene como objetivo conseguir una rentabilidad muy modesta sobre la base de la evitación del riesgo o de un riesgo muy bajo. Se da preferencia a las inversiones conservadoras de renta fija, como depósitos bancarios, bonos, bonos del Estado, papel comercial, etc., con muy poca (o a veces ninguna) inversión en acciones.

El perfil moderado es para aquellos ahorradores que pueden asumir cierto riesgo, pero no pueden invertir todo su dinero en activos muy volátiles. En cuanto al ahorro para la pensión, se trata generalmente de personas de mediana edad a las que les faltan unos 15 años para jubilarse. En un plan de pensiones mixto, hay una mezcla más equilibrada de inversiones en renta fija y en renta variable, con una mayor ponderación de las inversiones en renta fija y en renta variable.

La tercera categoría es la de los inversores más arriesgados, que pueden asumir riesgos en busca de mayores rendimientos si tienen tiempo para alcanzar su objetivo de ahorro. En el caso del ahorro para la jubilación, estamos hablando de personas que se han incorporado recientemente al mercado laboral y están a décadas de distancia de la jubilación. Este tipo de inversión se basa en acciones, divisas e instrumentos de renta fija emergentes. Los riesgos de este tipo de planes dependen de la evolución de los mercados, de las posibles variaciones de los tipos de cambio al invertir en divisas internacionales e incluso del posible deterioro de la calidad crediticia de los activos invertidos. Sin embargo, la rentabilidad de estos productos alcanza niveles que no son posibles con un plan de pensiones modesto o conservador.

Sin embargo, si tiene una postura de inversión muy conservadora, recuerde que otra opción popular entre los jubilados son los depósitos a plazo en los bancos. La seguridad y la rentabilidad fija son muy adecuadas para los jubilados y son fácilmente accesibles, lo que las convierte en una opción fiable. Los tipos de interés se sitúan actualmente en torno al 1%, pero siempre puede comprobar qué banco le ofrece el mayor valor por su inversión utilizando el comparador de bancos europeos.

¿Cómo funciona el tema de las pensiones en España?

El sistema público de pensiones español se basa en cinco principios.

1. el principio de "pago por uso".

2. El principio de proporcionalidad de las cotizaciones: la cuantía de las prestaciones depende directamente de las cotizaciones abonadas al régimen público y del calendario de pagos.

3. El principio de universalidad: quienes no cotizan al régimen pueden recibir prestaciones para satisfacer las necesidades básicas sin tener que cotizar.

4. El principio de administración: el sistema de seguridad social debe ser administrado y financiado por los poderes públicos.

5. El principio de adecuación de las prestaciones: las prestaciones deben ser suficientes para satisfacer las necesidades protegidas.

El sistema es administrado por la seguridad social, que también apoya a los trabajadores que han perdido su empleo o están de baja por enfermedad o incapacidad laboral. Veamos con más detalle cómo se organizan y distribuyen las pensiones en España.

¿Son rentables los planes de pensiones?

Aunque tendemos a pensar que son deficitarios, en realidad hay planes de pensiones que son rentables y estables a largo plazo. Como explica Enrique Borajeros, socio y director de Desarrollo de Negocio de Abante, "nos centramos en las primas o en el presente y nos olvidamos de que lo más importante es pensar en la jubilación, en nuestros objetivos, en lo que queremos, en nuestro horizonte temporal y en cómo podemos complementar nuestra seguridad social".

Y eso significa que la mayoría de los ahorros para la jubilación no están en los mejores planes de ninguna categoría, lo que nos cuesta 2-3 puntos de rendimiento a lo largo de una década.

Por eso es tan importante encontrar la mejor gestión e invertir con un equipo de profesionales de inversión activa, global y diversificada que nos proporcione la rentabilidad que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos.

Conclusión

Antes de tomar una decisión, asegúrese de haber evaluado su situación personal y de haber elegido un perfil de riesgo adecuado a su edad y circunstancias.

Además de los planes garantizados, cuya rentabilidad suele ser bastante baja, recuerde que un plan de pensiones puede perder valor si la inversión se comporta mal. En general, cuanto más lejos esté de la jubilación, más riesgo puede asumir.

Te puede interesar

Subir