NASDAQ

NASDAQ

¿Sabes qué es el NASDAQ?, ¿Qué índices lo componen? Todos oímos hablar a diario de él, pero… no todos sabemos qué es. En este artículo te explico todo lo que necesitas saber sobre esta importante bolsa de valores, su funcionamiento y sus índices.

El NASDAQ es una buena oportunidad de inversión, ya que sus operaciones parecen estar protegidas de las influencias negativas y su rendimiento es rentable a largo plazo. Se trata de un intercambio electrónico con un fuerte cierre que garantiza la transparencia y la seguridad.

Según el sitio web del Nasdaq, transmite datos a más de 400.000 terminales en todo el mundo y es "una bolsa que ejecuta y confirma órdenes en una media de 0,20 segundos". Sus sistemas ejecutan más de 5.000 operaciones por segundo cada día.

¿Qué es el NASDAQ?

El Nasdaq es el acrónimo de National Association of Securities Dealers Automated Quotation y es la segunda bolsa de valores electrónica automatizada más grande de Estados Unidos. Se caracteriza por comprender las empresas de alta tecnología en electrónica, informática, telecomunicaciones, biotecnología, etc.

El Nasdaq-100 es el índice bursátil de EE.UU. y refleja las 100 empresas tecnológicas más importantes de este mercado, siendo algunas de ellas las más importantes del mundo a nivel de capitalización bursátil y volumen de negocio. 

Establecida en Nueva York el 5 de febrero de 1971, registró su primera sesión “histórica” pocos días después, precisamente el 8 de febrero del mismo año, partiendo de un valor de 100 puntos.

El Nasdaq no está ubicado en un parqué físico sino en una red de telecomunicaciones. Las personas no están en un lugar de la bolsa en donde las transacciones 

Nasdaq es la bolsa de valores electrónica y automatizada más grande de Estados Unidos. Su oficina principal está en Times Square, Nueva York. Su directora ejecutiva actual es Adena Friedman. Esta opera en 24 mercados, que se encuentran distribuidos en todo el mundo. Cuenta con cámaras y depósitos de seguridad, que permiten tener el mayor volumen de intercambio de acciones por hora. A su vez, Nasdaq, es el mayor mercado electrónico del mundo. Creado en 1971 como un hito en mercado tecnológico, su oficina principal está en Times Square, Nueva York. Su directora ejecutiva actual es Adena Friedman.

¿Qué mueve el NASDAQ?

El Nasdaq 100 (US Tech 100) es un índice de las 100 mayores empresas no financieras que cotizan en el Nasdaq. Se seleccionan en función del tamaño de su capitalización bursátil y se ponderan en el índice según su tamaño.

El precio del índice está influido en última instancia por los mismos acontecimientos económicos que afectan al precio de los valores incluidos en el índice. Los beneficios empresariales, el potencial de crecimiento, la fortaleza del dólar y las noticias son algunos de los factores que los operadores suelen tener en cuenta cuando se preparan para operar con CFD sobre el US Tech 100.

¿Cómo se calcula el Nasdaq 100?

El Nasdaq 100 funciona como un índice ponderado por la capitalización bursátil modificada y asigna aproximadamente el 54,6% (en noviembre de 2020) del valor del índice a las diez mayores empresas integrantes. En los últimos 20 años, estos primeros puestos han estado dominados por el sector tecnológico, que ha crecido más rápido que cualquier otro.

Este proceso de ponderación limita la influencia de las empresas más grandes, lo que distingue al Nasdaq100 de los índices tradicionales de capitalización bursátil, como el S&P 500 o el FTSE100 (UK100), o de los índices basados en el precio, como el Dow Jones Industrial Average (US 30 - Wall Street).

 

Índices Nasdaq

¿Cómo podemos saber la evolución de una determinada Bolsa de Valores?

Deberíamos ver todas las empresas que cotizan en ella, analizarlas una por una y realizar una media de los movimientos que han experimentado de forma individual. De esta forma tendremos una idea de si el mercado, en términos generales, se ha comportado alcista o bajista.

Pero, hay una forma más sencilla: tomar un conjunto de las acciones más representativas y, a través de una media (ponderada, en la mayoría de los casos) de la cotización de estas acciones, comprobar su evolución. Esto es precisamente un índice bursátil.

Como hemos comentado anteriormente, invertir en un índice es como invertir en el mercado en su conjunto. En este caso, invertir en un índice Nasdaq es invertir en una cesta de valores compuesta por una serie de empresas más representativas del Nasdaq: Seguir la evolución de todo un mercado.

Los índices Nasdaq son los siguientes:

  • Nasdaq 100: el índice Nasdaq 100 se creó el 31 de enero de 1985 y está compuesto por las cien empresas tecnológicas más importantes que cotizan en el Nasdaq Stock Market (en realidad son 103, puesto que 3 de las compañías que lo integran emiten dos clases de acciones). No comprende acciones de las empresas financieras (tampoco aquellas dedicadas a la inversión); por este motivo, el Nasdaq 100 representa bien el sector de la tecnología. En el Nasdaq Stock Market pueden cotizar tanto firmas estadounidenses como extranjeras (desde 1998). De esta manera, este índice refleja el comportamiento de las 100 empresas mayores empresas de la industria tecnológica en el mundo.
  • Nasdaq Composite: este índice está compuesto por todas las compañías que cotizan en el mercado Nasdaq. En esta “Bolsa de Valores electrónica” se negocian títulos de más de 3 mil empresas. Puede incluir acciones de empresas financieras, de inversión y de tecnología en general.
  • Nasdaq Biotechnology: el Nasdaq Biotecnología lo integran las empresas farmacéuticas y biotecnológicas que cotizan en Nasdaq Stock Market (y únicamente deben cotizar en este mercado), además de otros requisitos).
  • Nasdaq Financial: incluye todas las empresas financieras que han sido excluidas del Nasdaq 100.

¿Por qué invertir en el Nasdaq?

No todas las empresas que cotizan en el NASDAQ son empresas tecnológicas. Sin embargo, el interés del mercado por este sector es muy alto. El sector tecnológico representa el 54% del Nasdaq 100. Incluye las principales empresas del mundo en este sector.

Los buenos resultados de las empresas tecnológicas se asocian tradicionalmente a la fase de expansión del ciclo económico. Sin embargo, la tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas debido a los grandes cambios sociales que estamos experimentando.

La tecnología está encontrando aplicaciones prácticas en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Permítanme darles algunos ejemplos.

  • Transporte (los vehículos están cada vez más equipados en términos de confort y seguridad).
  • Telecomunicaciones (redes sociales, nuevas formas de entretenimiento e información, B2C, B2B, 5G, etc.).
  • Servicios financieros (banca electrónica, fintech, robo-asesores, blockchain y criptomonedas, etc.).
  • Salud (robótica, biotecnología, etc.).
  • TI (domótica, computación en la nube, inteligencia artificial, Big Data, etc.).

Aunque algunos analistas e inversores hablan de una posible burbuja debido al crecimiento de este sector en los últimos años, lo cierto es que los beneficios de las empresas tecnológicas y los avances que pueden experimentar también aumentan el valor de este tipo de compañías.

Muchas empresas de este sector se encuentran entre las 10 primeras del mundo.

  • Apple.
  • Microsoft.
  • Amazon.
  • Alphabet (Google).
  • Alibaba.
  • Facebook.

En otras palabras, es posible encontrar valores sólidos, ricos en efectivo y con buenos balances en el sector tecnológico.

Las empresas tecnológicas siempre han estado asociadas a la volatilidad. Esto es cierto en parte: la volatilidad del sector está alcanzando poco a poco a otros sectores más maduros; ya no tienen el mismo potencial de riesgo que en los años 90 y 2000 (cuando estalló la burbuja de las puntocom).

En resumen, es un sector con un potencial de crecimiento creciente. La disrupción causada por la tecnología está impulsando el cambio en este tipo de negocios. Ya no podemos hablar de un sector de riesgo en su conjunto, sino de un negocio estable.

En cualquier caso, las empresas tecnológicas se caracterizan por la necesidad de innovar constantemente, y la calidad de la gestión es un factor que hay que tener en cuenta. Una buena gestión puede marcar la diferencia (y convertir una empresa en el nuevo Facebook o Netflix). Los recursos deben utilizarse de la manera más eficiente posible.

¿Cómo invertir en el Nasdaq?

¿cómo-invertir-en-el-nasdaq?

Si está pensando en invertir en el Nasdaq, hay varias opciones disponibles, cada una con sus propias características, ventajas y desventajas.

Comprar acciones

Es posible comprar acciones de una o varias empresas que cotizan en el Nasdaq, creando una cesta de acciones que representa el rendimiento del mercado (no es lo mismo que un índice, pero es muy parecido). Esta opción es la más clásica y la menos arriesgada para el inversor.

Como ya hemos comentado, ha aumentado el número de valores estables y ha disminuido la volatilidad del sector tecnológico (especialmente el NASDAQ), pero hay que recordar que se trata de una inversión en bolsa y que el riesgo siempre está presente. Una de las mejores formas de combatirlo es la diversificación.

El problema es que la diversificación no se consigue de esta manera. La creación de una cartera de acciones requiere una gran cantidad de capital. Por lo tanto, los inversores deben analizar los sectores individuales en los que quieren invertir y los valores individuales en los que quieren construir una cartera, a menos que tengan un gran capital inicial y puedan replicar el índice con las mismas ponderaciones.

Estos son algunos ejemplos de empresas que cotizan en el NASDAQ (y están incluidas en el índice NASDAQ 100)

  1. Microsoft
  2. Apple
  3. Amazon
  4. Alphabet
  5. Facebook
  6. Intel
  7. Cisco Systems
  8. Comcast
  9. PepsiCo
  10. Adobe
  11. Nvidia
  12. Netflix
  13. PayPal
  14. Costco
  15. Amgen

Salvo algunas excepciones, las empresas tecnológicas no suelen ofrecer una alta rentabilidad por dividendos. Estas empresas tienen que innovar constantemente y, por tanto, deben dedicar sus propios recursos a la I+D y a la innovación. Esto significa que una parte de los beneficios se destina a estas inversiones (que conducen al crecimiento, donde la capacidad de gestión y los proyectos realizados juegan un papel importante).

Los rendimientos se derivan principalmente de los beneficios de la compra y venta de valores. Lo bueno del NASDAQ es que se puede invertir en valores individuales y que hay poca exposición al sector tecnológico. Hay otras empresas que cotizan en este mercado, muchas de las cuales también están incluidas en el índice Nasdaq 100.

Los mejores brokers para invertir en el Nasdaq y en acciones internacionales son DeGiro y ClickTrade.

Fondos de inversión

Tanto si quiere invertir directamente en el índice Nasdaq como si quiere crear una cartera diversificada centrada en los valores tecnológicos que cotizan en el Nasdaq, los fondos de inversión son la opción adecuada.

Estos productos de inversión están diseñados para hacer el mundo de la inversión más accesible al consumidor medio. Invertir en un fondo de inversión es fácil y conduce automáticamente a una cartera completa y diversificada.

Existen fondos indexados que siguen la evolución de un índice. Estos tipos de fondos son una buena opción, ya que no requieren una gestión activa de la cartera (excepto el reequilibrio periódico) y tienen bajas comisiones.

Por lo tanto, es posible invertir en todo el mercado NASDAQ a través de un fondo de inversión que siga la evolución de uno de los índices.

También es posible invertir en el NASDAQ a través de un fondo de inversión de gestión activa. En este caso, no se sigue de cerca el comportamiento del mercado. Sin embargo, si el gestor del fondo hace un buen trabajo, es posible superar al mercado.

Las ventajas de los fondos de inversión pueden resumirse en:

  • Ventajas fiscales, especialmente para las transferencias de capital entre fondos.
  • Diversificación al tener acceso a toda la cartera.

Futuros y opciones financieras

Los derivados son otra forma de invertir en el NASDAQ. Este tipo de instrumento le permite invertir directamente en un índice. Los derivados se llaman así porque son instrumentos que se basan en el precio de otro activo (llamado "activo subyacente").

Esto significa que puede invertir en el índice NASDAQ 100 comprando o vendiendo contratos de futuros u opciones sobre el índice NASDAQ 100. También puede invertir en acciones individuales.

Un contrato de futuros es un contrato en el que las condiciones del activo subyacente (acción, índice, bono, materia prima, etc.) se fijan en el momento de la compra o la venta, pero la entrega o el pago tienen lugar posteriormente. Estos contratos se negocian en un mercado regulado a un precio determinado.

Las opciones son un instrumento similar. En este caso, el comprador de la opción no está obligado a ejercer el contrato (es el vendedor). En función del precio del activo subyacente, puede retirarse de la operación si considera que no le interesa económicamente.

Apalancamiento

Una determinada cantidad de dinero debe considerarse como margen. Su inversión no se salvará en su totalidad (al menos hasta que expire el contrato). Esto significa que no se necesita un gran capital para tomar una gran posición: el capital puede duplicarse. Esto se llama financiación apalancada.

En el caso de las opciones, el comprador debe pagar una prima al vendedor para obtener el derecho a cancelar el contrato. Si el contrato se cancela, el comprador pierde esta prima (pérdida máxima).

Si bien el apalancamiento puede dar lugar a mayores beneficios, también implica mayores riesgos para los inversores. En un mercado financiero históricamente volátil como el NASDAQ, la gestión del capital y del riesgo debe ser un requisito fundamental.

Operaciones cortas y largas

La posibilidad de que un inversor no reciba el instrumento o no pague el precio significa que el inversor puede vender el instrumento en el mercado sin poseerlo. La intención es aprovechar una caída del precio para recomprarlo más tarde (antes del vencimiento) a un precio más bajo. Esto se denomina "venta en corto" o "apertura de una posición corta".

Lo contrario es comprar o vender un contrato de futuros en el mercado para aprovechar un aumento de su valor antes de su vencimiento. Esto se denomina "operación larga" o "apertura de una posición larga".

Las opciones pueden utilizarse para comprar (opciones de compra) o vender (opciones de venta).

Ventajas y desventajas

Los derivados se han desarrollado con dos fines específicos

  • Para cubrir el riesgo.
  • Para comerciar (especular).

Para cubrirse de posibles caídas del mercado invirtiendo en acciones con dinero en efectivo y comprando opciones y futuros financieros (venta en corto).

También puede invertir (sin olvidarse de gestionar el riesgo) en inversiones a corto plazo (a corto y a largo plazo) y duplicar sus beneficios utilizando el apalancamiento.

En cualquier caso, tanto los futuros como las opciones son productos que se negocian en un mercado formal, por lo que el importe y la fecha de vencimiento de cada contrato están normalizados. Si quiere operar en el NASDAQ, tendrá menos flexibilidad (y una posición mayor).

Uno de los mejores brokers para operar con futuros y opciones financieras es iBroker, pero si quieres saber más, puedes conocer los mejores brokers baratos para operar con futuros y opciones en 2020 en este artículo.

CFD's

Los CFD (contratos por diferencia) son un tipo de derivado financiero, pero no se negocian en el mercado formal (son productos OTC). Esto los convierte en un producto más flexible para las inversiones a corto plazo.

Es un contrato entre dos partes, el comprador y el vendedor. Cuando ambas partes deciden abrir una posición en cualquier activo financiero y el inversor decide cerrar esa posición, la diferencia de precio entre ambas fechas debe intercambiarse (a favor o en contra del inversor).

Como es lógico, el activo no se adquiere físicamente en un momento dado. La diferencia de precio entre el principio y el final de la transacción se suaviza simplemente.

Las operaciones pueden ser cortas o largas, es decir, comprar o vender CFD. Los inversores tienen la oportunidad de beneficiarse de la subida o bajada del Nasdaq (o de las acciones individuales del Nasdaq). Tomar una posición corta es tan fácil como tomar una posición larga.

También es importante tener en cuenta que, a diferencia de los futuros y las opciones, los CFD no tienen fecha de vencimiento. Los operadores pueden mantener sus posiciones abiertas durante el tiempo que necesiten. Al tratarse de productos derivados, también se pueden apalancar. Sin embargo, para los corredores que operan en Europa, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) limita el apalancamiento máximo.

Los CFD se financian con los índices del Nasdaq y las acciones individuales que cotizan en el Nasdaq. Para invertir en el mercado NASDAQ utilizando CFDs, todo lo que tiene que hacer es ponerse en contacto con un corredor que ofrezca estos productos derivados, preparar una pequeña cantidad de dinero y asegurarse de que está preparado para operar. Abrir una cuenta con un corredor de bolsa es un proceso sencillo y suele hacerse completamente en línea.

Conclusión

El NASDAQ no es el primer mercado que tiene problemas, ni será el último. Es más vulnerable a ciertos cambios estructurales y económicos y puede estar sobrevalorado a largo plazo. La innovación y las ventajas tecnológicas que ha proporcionado el mercado, así como las ventajas financieras que el NASDAQ ha proporcionado a algunas empresas para acceder a una financiación que de otro modo sería difícil, han contribuido a su prosperidad a largo plazo sin quedarse obsoleta, y siguen haciéndolo.

Te puede interesar

Subir