Beneficios de tener tu propia casa

Beneficios-de-tener-tu-propia-casa

Sabemos que tomar la decisión de comprar una casa no es algo que se deba hacerse a la ligera. De hecho, muchos agentes inmobiliarios y expertos en el tema coinciden en el hecho de que se trata, posiblemente, de la decisión más importante de nuestras vidas.

Seguro has escuchado que el valor de las casas ha bajado o que es mejor alquilar que comprar, pero lo cierto es que comprar una vivienda todavía representa parte del sueño de millones de familias que anhelan tener una casa en propiedad.

Los constantes cambios en el mercado inmobiliario, la economía del país y nuestra situación personal, laboral y económica, principalmente, marcan esta difícil resolución. A continuación analizamos los beneficios de tener tu propia casa.

Ventajas de comprar una casa

Las ventajas de comprar una casa son numerosas y conviene que las tengas muy en cuenta a la hora de tomar una decisión.

#1. Libertad para hacer con ella lo que quieras

Sin duda es uno de los principales beneficios de comprar una vivienda. La adquisición de una propiedad hace que puedas destinarla al uso que desees sin tener que dar explicaciones a nadie. Así, podrás emplearla como primera residencia, estancia vacacional o incluso ponerla en alquiler y sacar una rentabilidad por ella.

#2. Mayor estabilidad

Otro de los factores claves que debes considerar es que tener un hogar propio transmite una sensación de mayor estabilidad que vivir de alquiler. Será tu casa todo el tiempo que desees, sin estar sujeto a plazos de alquiler, posibles subidas en las cuotas, etc. Una tranquilidad que agradecerás en tu día a día.

#3. Tu propio espacio

Cuando la vivienda es tuya, puedes remodelarla y adaptarla a tu gusto y necesidades. Aprovecha cuando vayas a comprar una casa, para definir los cambios que le deseas hacer de forma inmediata, si tienes la posibilidad económica para llevarlo a cabo.

#4. Una casa propia es una valiosa inversión

Los bienes raíces son una inversión segura, que le aporta valor al patrimonio familiar y garantiza un mejor futuro para la familia. Sin duda, una vivienda es una de las inversiones más seguras, de bajo riesgo y estables que puede haber. Pero cuando se compra una casa se destina una gran cantidad de dinero y por lo tanto es un compromiso a largo plazo.

#5. Ambiente familiar

Si ya tienes hijos o planeas tenerlos, una casa les dará seguridad y tranquilidad, dos factores muy importantes para un crecimiento sano. Les permitirá crecer en un ambiente familiar donde vivirán los momentos más significativos de su vida. Además, en el futuro será un punto de reunión en donde podrán celebrar momentos familiares como navidad, cumpleaños y cualquier otra festividad que celebren en familia.

¿Cómo saber si puedo permitirme comprar una casa?

Adquirir una casa puede ser algo tan sencillo como encontrar una vivienda y comprarla. El problema de hacerlo así es que es fácil que termines con una casa que no te llena y además pagando mucho más por ella. ¿Qué debo saber antes de comprar una casa? ¿Qué comprobar antes comprar un piso? Estas son dos preguntas habituales que generan muchas dudas.

A continuación te mencionaré algunas claves para que te sea más sencillo resolver tus dudas y que la compra de tu casa no se convierta en un auténtico quebradero de cabeza.

  1. Es importante saber que es un compromiso a largo plazo.
  2. Es básico tener la ilusión de tener tu propia casa.
  3. Es necesario contar con ahorros para la entrada y los gastos iniciales.
  4. Es vital que el gasto mensual sea como máximo el 30% de tu sueldo.
  5. Es hora de que sepas ya cuál es tu presupuesto.

Los ingresos

Aunque pueda parecer obvio, el dinero que entra en casa es uno de los datos más importantes que tenemos que tener en cuenta a la hora de plantearnos la compra de una vivienda. Según los expertos, el porcentaje de endeudamiento de un hogar no debe superar el 30 % de los ingresos.

Lo habitual es que el banco te conceda ese 80% del valor de la tasación o la compraventa, así que tendrás que tener ahorrado el otro 20% y los gastos de la operación, más o menos un 10 % del precio de la vivienda.

Para que te hagas una idea, para adquirir una vivienda con un precio de 150.000 euros necesitarás 30.000 euros, el 20 % de la compraventa, más 15.000 euros, los gastos de la operación. Es decir, tendrás que contar con unos ahorros de unos 45.000 euros.

Tener ingresos estables y elevados

Otro requisito fundamental que deberás reunir para poder contratar un préstamo hipotecario es disponer de unos ingresos estables, regulares y relativamente elevados.

Por tanto, es mejor que no te plantees comprar un inmueble si no tienes un empleo fijo, o si no llevas unos años llevando a cabo tu actividad profesional. También es importante que no tengas muchos créditos pendientes para tratar de evitar posibles sobreendeudamientos.

En ese sentido, desde el Banco de España aconsejan no destinar más del 35 % de los ingresos mensuales netos al pago de las deudas financieras.

Por ejemplo, si cobras 1.500 €, las cuotas de tu hipoteca y del resto de tus préstamos no deberían sumar más de 525 €. En caso contrario, es muy probable que ningún banco quiera darte una hipoteca.

Deudas

Para que un banco nos preste el dinero que necesitamos, es importante no tener ningún tipo de impago. No hablamos solo de grandes deudas, alguna factura de telefonía sin pagar o una letra de algún electrodoméstico que se nos pasó es suficiente para que estemos incluidos en el RAI o en el Asnef, ambos registros de impagados. Revisa bien tus cuentas pendientes y si tienes alguna deuda ponte al día porque será otro factor a tener en cuenta para ver tus posibilidades de adquirir una vivienda.

Conclusión

Pero antes de que empieces a rastrear el mercado en busca de la casa perfecta a tus necesidades y aspiraciones, lo primero que debes hacer es saber qué vivienda te puedes permitir en función de tu situación financiera, familiar y laboral. Ese será el primer paso para delimitar tu presupuesto y tus opciones, así como la hipoteca que necesitas para adquirir el inmueble.

Para afirmar si la opción de alquilar o comprar una casa es mejor o viceversa, es necesario valorar nuestras propias circunstancias, las del mercado en ese momento y, conociendo de forma clara, las ventajas e inconvenientes de una y otra opción.

Te puede interesar

Subir